[ Historias y leyendas ]

Historia del tesoro

En la población de Busot (Alicante), se ubica la sierra Cabeçó d´Or; y en su interior la Cova del Canelobre (se podría traducir como Cueva del Candelabro). Su imagen recuerda a la de una gran catedral modernista, repleta de estalactitas y estalagmitas que imitan los más variados objetos; es visitable, está iluminada y se celebran en ellas eventos, tales como conciertos y demás.
Cuenta la leyenda que durante la ocupación musulmana, un grupo de moros huyeron de los cristianos llevando con ellos un gran tesoro.

En la parte alta de la sierra se abre un gran agujero redondo, por el que se dice que los moros se introdujeron en la cueva y escondieron el tesoro, de ahí el nombre de la montaña: Cabeço D'Or (Cabezón de Oro).

Poco después dicha entrada se cegó a consecuencia de un derrumbe, pero sigue diciendo la leyenda, que los moros descubrieron una entrada secreta a la cueva, una entrada situada en un acantilado en el cercano pueblo marítimo llamado El Campello; y que dicho túnel conduce desde el mar, hasta la sierra.

De hecho hay en partes de la cueva, una fuerte corriente de aire, que dificulta mucho, aun hoy en día, que los espeleólogos puedan recorrer la cueva en su totalidad.

Dicho túnel, caso de existir, no se ha descubierto hasta la fecha.

Y bien, esa es la leyenda, el túnel que va desde el mar hasta la sierra, que jamás se ha descubierto, y el tesoro escondido en la cueva, que nunca se ha encontrado.

De ahí viene la frase muy popular por estos lares: Cabeçó d’Or, quien te pudiera coger una noche despistado y solo.




Déjanos tus comentarios...